El Parlamento europeo apoya las cuotas en los Consejos de Administración

La Comisión de Asuntos Jurídicos y de la Mujer e Igualdad de la Eurocámara quiere garantizar que para el año 2020 el 40% de los Consejos de Administración de las empresas privadas estén formados por mujeres. Para este órgano del Parlamento de la Unión Europea la vía voluntaria se ha constatado insuficiente a la hora de conseguir el objetivo marcado a nivel comunitario del avance de la presencia femenina en todos los ámbitos de decisión, principalmente el público y ahora, por primera vez, la actividad empresarial privada.

Esta instancia, que no será definitiva hasta su votación por el Pleno de la cámara y la asuma la Comisión Europea, tal vez es una de las medidas más polémicas en materia de Igualdad junto a las cuotas que rigen ya las listas electorales de algunos países como España, Alemania, Noruega, Francia o Italia. Si para la aprobación de esta medida el debate se centraba en si el avance de la representatividad femenina podía estar por encima de la meritocracia, la preparación o sencillamente la elección del y la ciudadana, finalmente en buena parte de los países de la Unión ha habido un consenso bastante amplio sobre la necesidad de incorporar a la mujer a la esfera política rompiendo con la inercia que supone que las decisiones finales se tomen mayoritariamente por hombres.

Para conseguir que al menos cuatro de cada diez representantes de los Consejos de Administración sean mujeres la nueva directiva que se promueve establece que para los procesos de selección de personal en el caso de que los y las candidatas tengan un nivel de cualificación similar las empresas, deberán escoger a la persona del sexo infrarepresentado. Esto, sin embargo, queda sólo circunscrito a las grandes empresas, excluyendo por tanto las pymes, aunque se otorga a los Estados miembros la obligación de crear las condiciones que incentiven la mejora del equilibrio entre género.

En España la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de Marzo, para la Igualdad efectiva de hombres y mujeres establece entre sus objetivos el reto de la participación de las mujeres en los Consejos de Administración de las sociedades mercantiles obligando a las empresas a “procurar” la presencia equilibrada de ambos sexos en un plazo de ocho años. Pasados cinco y atendiendo al informe “Presencia de Mujeres en puestos directivos: retroceso en España” de GRANT THORNTON INTERNATIONAL BUSINESS REPORT, observamos que:

  1. Del año 2004 al 2012 se produce un aumento de la presencia de la mujer en puestos directivos de empresas españolas que va del 14% al 24%.
  2. Que sin embargo en el 2013, fecha del informe, la presencia de la mujer retrocede hasta el 21%, mientras que el porcentaje de empresas que no cuentan con ninguna en su dirección alcanza el 37% frente a la media de la Eurozona del 35%.
  3. Mundialmente la media de la representatividad de mujeres en Consejos de Administración empresariales es del 24%, superior a la española.
  4. Es Asia el continente que lidera la presencia de mujeres en órganos directivos de empresas (China 51%, Rusia 31%, muy por encima de la media)
  5. Hay que recordar que sólo 17 países del Mundo cuentan con una mujer dirigiendo la Presidencia del Gobierno.

El Informe arroja datos interesantísimos sobre los que atribuye al avance de la paridad de sexos en las grandes empresas. Aportando datos del Indice de Salud Empresarial que elabora McKinsey según los cuales de cien importantes corporaciones analizadas, aquellas que contaban con tres o más mujeres entre sus cargos directivos obtenían una mayor calificación que el resto y además, el porcentaje de mujeres directivas entre las mejores valoradas era del 7’1% frente al 3’1% entre las peores. Otro dato que se refleja en el estudio parte de los análisis en la evolución de resultados a las empresas pertenecientes al Fortune 500 entre los años 2004 y2008: En relación al retorno de la inversión, aquellas que disponían de un mayor número de mujeres directivas superaban en un 26% a las que menos y en cuanto a términos de ventas el porcentaje era un 16% mayores entre aquellas que aplicaban políticas que favorecieran la presencia de mujeres.

¿Deben, por tanto, atender las empresas a la autoregulación en base a los datos que arrojan importantes estudios, mediante políticas internas que favorezan la promoción de mujeres a puestos directivos, o deben de ser las Administraciones Públicas las que, regulándolo en sus legislaciones, obliguen a las corporaciones a garantizar un mínimo de presencia femenina? ¿Es la paridad un concepto al que sólo debe atender lo Público?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s