NOS MERECEMOS MÁS: DE ALACANT TERMINAL A UNA ALACANT DE FUTUR

Corría el año 1999, eran elecciones y recuerdo un vídeo electoral que tenía como protagonista a la primera plana de aquel Partido Popular de principios de este siglo: Eduardo Zaplana, Rita Barberá y Díaz Alperi se daban paso los unos a los otros explicando que iniciativas promoverían de ganar aquellos comicios. “Tres grandes proyectos -nombraba Alperi- para la ciudad de Alicante: El Palacio de Congresos, la Ciudad de la Luz y el soterramiento de las vías.

puente rojo.jpg

Recién estrenado el 2019, la Alacant de pasados veinte años desde entonces se encuentra en un estado de iniciativa política aletargada. Ninguno de esos “grandes proyectos” ha fructificado en el tiempo. En realidad, lo que había detrás de cada uno de ellos era negocio inmobiliario, plusvalías y comisiones. El Palacio de Congresos inicialmente proyectado en las laderas del Benacantil, pasa a ubicarse -sobre plano-, en el barrio de Sangueta gracias a la presión de colectivos sociales y plataformas vecinas que luchan por proteger el monte y la zona de afección del Castillo de Santa Bárbara. En la popularmente conocida como “la Cantera”, el reformulado recinto para congresos, una gran cúpula dorada que costó a las arcas de la Generalitat dos millones y medio de euros sin haberse colocado un solo ladrillo buscaba el derribo de los edificios de la zona y su sustitución por grandes rascacielos en una gran operación urbanística fallida para la ciudad, pero no para los que recibieron todo ese dinero por un proyecto que hoy estará guardado en algún cajón del Ayuntamiento.

La Ciudad de la Luz es, tal vez de los tres, el que ha generado una situación más dramática: Por el volumen de la deuda que arrastra (nos ha costado a los valencianos 500 millones de euros), por su liquidación como sociedad y por la fulminación de otros proyectos ligados a esta infraestructura. Cayeron los estudios de cine y cayó inexplicablemente también la Escuela que podría seguir formando profesionales de este sector laboral de haber existido interés y voluntad política. Hoy podríamos tener cientos de técnicos ligados a esta industria desarrollando iniciativas en nuestra ciudad.

El último de esos grandes proyectos, el soterramiento, sigue coleando veinte años después. A pesar de los avances y a conseguir que buena parte del trayecto de las vías del ferrocarril que discurren por la ciudad vayan ya encajadas en un túnel, lo cierto es que las prisas, los intereses electorales y la desidia económica en la que vive Alacant en cuanto a inversiones del Gobierno central, nos han condenado al mantenimiento (provisional, dicen) de la playa de vías entre la Estación de RENFE y el antiguo paso a nivel. Sin embargo, desde este punto hasta la también inconclusa Vía Parque, continuamos con una ciudad dividida en dos por unos terrenos que ya carecen de uso y que debían destinarse, sin más demora, al Parque Central que necesitamos.

Tres grandes proyectos de los que uno nunca vio la luz, a otro se le apagó, y la del tercero parece estar fundida a la espera de la iniciativa del Ministerio de Fomento y la voluntad política del ayuntamiento por desatascar la situación compleja que vive la ciudad, desvertebrada y partida en dos desde hace décadas. Unas inversiones multimillonarias que han sido despilfarradas e ido a parar a los bolsillos de la corrupción generalizada que ha sufrido esta ciudad, o que no llegan y que corren en paralelo a la situación social que viven los y las alicantinas, con un 15% de nuestra vecindad en situación de extrema vulnerabilidad y un perfil de la pobreza que se ha modificado tras la crisis económica, que afecta ya a los barrios del centro bajando por las Avenidas de Alcoi y Xixona hasta el entorno de la Plaza de España y los datos económicos en cuanto al empleo que es capaz de generarse en Alacant no son positivos: Inestabilidad y precariedad marcan la tónica general del modelo productivo en el que la gestión de los gobiernos municipales del Partido Popular han sumido nuestra localidad, el sector del turismo estacional por si solo no es capaz de tirar del carro de la creación de empleo de calidad y ya da síntomas de agotamiento en cuanto a creación de nuevos puestos arrojando los peores datos en el final de 2018 desde el año 2013.

Frente a este panorama, la Alacant de futuro, una Nova Alacant. Nuestra ciudad, como capital administrativa del sur del País Valenciano debe tender a abrirse hacia las comarcas que la rodean. El modelo actual nos ha ensimismado y desconectado de nuestro territorio, de nuestro entorno, fruto además de la infrafinanciación que nos ahoga y del déficit en infraestructuras de comunicación de proximidad. Nuestra provincia es sede de más de sesenta empresas del sector juguetero, lo que nos convierte en la fábrica del juguete de Europa y punto de referencia en su innovación a nivel mundial. Albergamos grandes corporaciones líderes en sectores diversos, desde el textil hasta el agroalimentario y a solo 15 kilómetros del centro, el Parque Empresarial de Elx es sede de trabajo de muchísimos alicantinos y alicantinas, especialmente jóvenes cualificados, que acuden hasta allí a pesar de los inconvenientes del transporte. A esto hay que añadir el esfuerzo de centenares de empresas de los Polígonos Industriales insertos en nuestro término municipal y de los trabajadores y trabajadoras que allí acuden, que evitan el desplome del empleo en Alacant a pesar de la situación de abandono que han sufrido y todavía sufren.

 

No quiero olvidarme de la innovación y de los ejemplos de compromiso con la ciudad que se están sucediendo sin el apoyo del gobierno municipal: Tenemos una universidad que cada año forma a miles de alicantinos que queriéndose quedar ven como para poder optar a un empleo digno deben marchar. Tenemos un sector de las artes circenses, acrobáticas y escénicas en plena expansión, que realiza espectáculos por todo el mundo y que, sin embargo en algunos casos, ha tenido que marcharse a municipios colindantes por no tener las instalaciones adecuadas para poder desempeñar su trabajo y no encontrar un Ayuntamiento abierto a escuchar y buscar soluciones como por ejemplo la creación de una Escuela Superior de Arte Dramático. Iniciativas de recuperación de los huertos urbanos, de atención a colectivos vulnerables o de reivindicación de nuevos modelos de movilidad, excluidos y vetados de las decisiones del Ayuntamiento. Tenemos iniciativas de comercio de proximidad y de desarrollo tecnológico, somos punteros y contamos con escuelas de cocina y un reconocido sector de la restauración, así como un largo etcétera de proyectos que permanecen a la espera de su oportunidad, de la generación de un nuevo modelo para la ciudad que les convierta en protagonistas y, con ello, que dignifique el empleo y ayude a la expansión del mercado de trabajo. Tenemos además espacios adecuados e infrautilizados como el proyecto del Matadero o la antigua fábrica de Tabacos para poder generar y dar desarrollo a todas esas nuevas ideas, a todo ese tejido que sin apoyo está construyendo una ciudad mejor, con futuro.  Es el reto de la Nova Alacant que existe y que queremos empezar a visibilizar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s